Se acerca la fecha límite y aún no hay humo blanco; existen varios caminos pero no está claro cuál adoptará el Reino Unido. Por ahora la fecha del 29 de marzo se mantiene y pareciera que un Brexit difícil sería el resultado; sin embargo, ese no le conviene a la Unión Europea ni al Reino Unido.

Las opciones son mantenerse o retirarse, y, aunque suena lógico, en Aldesa consideramos que lo más importantes es que aún exista la opción de mantenerse, para lo cual el Reino Unido puede retirar su intención de apartarse de la Unión Europea en el último momento. De suceder eso, el tema queda atrás y se mantiene como lo ha sido desde hace años. También existe la posibilidad de negociar el plazo para hacer un nuevo referendo; no obstante, Theresa May, primera ministra del Reino Unido, dejó claro que no quiere llegar a este punto, porque sería irrespetar los resultados del referendo que decidió la salida.

Por el lado del retiro, a pesar que Theresa May intentó negociar con Europa mejores condiciones, especialmente con la frontera entre las dos Irlanda, los países europeos fueron muy claros en que no habrá más negociación sobre dicho tema y de seguir adelante con el Brexit debe mantenerse una frontera “dura” entre ambos países. El principal afectado con esa medida será Irlanda del  Norte y, casualmente, su voto fue por mantenerse en la Unión.

Este tema ha generado un desgaste político importante, donde May sabe que no cuenta con el apoyo total del Parlamento y ha sido altamente cuestionada por el acuerdo negociado hasta ahora. El pasado 17 de febrero, 7 legisladores abandonaron el Partido Laborista Británico y formaron un bloque independiente, uno de los temas es la falta de determinación para frenar el Brexit.

En conclusión, hay varias opciones en la mesa y aunque esperamos que el resultado sea mantenerse dentro de la Unión, no lo vemos muy factible. Las implicaciones económicas para el Reino Unido de una eventual salida serían muy importantes, de hecho, las corporaciones e industrias en Gran Bretaña emitieron fuertes advertencias de las consecuencias del Brexit.