Si bien es cierto la titularización es una herramienta financiera que, mediante una adecuada “ingeniería financiera”, permite, en muchos casos, la emisión de bonos menos riesgosa, eso no elimina el hecho de que si en un proceso de titularización “entra basura”, entonces “basura saldrá”. Esta es la regla de oro en titularización.

Ante dicha “regla”, un estructurador y un inversionista nunca deben olvidar que la calidad de los instrumentos de titularización depende de la calidad de los activos titularizados (de los flujos que estos generan). Entonces, en un proceso de titularización resulta fundamental contar con activos de calidad que permitan reducir el riesgo de “no pago” de los bonos de titularización a emitirse.

Al respecto, es importante considerar que los activos y flujos susceptibles a este tema deben, en la medida de lo posible, tener un comportamiento “predecible y estable”.

  • El flujo predecible permite anticipar la recepción futura de los flujos a generarse por el “activo generador”, por ejemplo: flujos a partir de un contrato de arrendamiento permiten “predecir” el monto y frecuencia de los flujos a titularizar.
  • Un flujo estable es un flujo que históricamente ha demostrado su consistencia. Retomando el ejemplo de un flujo de alquiler, la calidad del inquilino y sus años de arrendamiento del inmueble permiten estudiar el historial de pago y así establecer si el flujo a titularizarse goza de estabilidad.

La existencia de un flujo “predecible” y “estable” permite estructurar un bono de titularización con un riesgo menor que aquel en el cual se desconoce sobre el comportamiento y estabilidad de los flujos a titularizar.

Históricamente, un ejemplo de un mal activo que sirvió de respaldo para emisiones de deuda a nivel internacional, fueron aquellos que estaban respaldados con los flujos de pago de los “Créditos NINJA” (en Estados Unidos), es decir, créditos otorgados a personas “Sin Ingresos, Sin Trabajo, Ni Activos” (No Income, No Job or Asset), ¿usted adquiriría bonos cuyo pago dependieran de este tipo de crédito? Probablemente no.

La experiencia ha demostrado que en los procesos de titularización es sumamente relevante que los estructuradores realicen un profundo análisis de los activos a titularizar, con el fin de establecer la calidad de los mismos, su predictibilidad y estabilidad, pero además también es importante que los inversionistas conozcan sobre la calidad de los activos titularizados y así se eviten riesgos que excedan su perfil de inversión.

Oscar Rivas, Aldesa Titularizadora