El sector Energía es uno de los grandes impulsores del desarrollo económico y social. En los últimos años hemos visto cambios importantes en el modelo energético mundial y podemos leer que estamos a las puertas de una nueva disrupción tecnológica.

Hace algún tiempo, la variable de mayor peso en el costo de la energía era el petróleo. La posibilidad de su escasez generaba especulación e inestabilidad en los mercados. Hoy en día, además de las técnicas no convencionales para su extracción y la utilización de combustibles alternativos, tenemos una matriz energética global que ha sumado muchas otras fuentes, lo que la hace a la vez más segura y compleja.

En el año 1995, se calculaba una reserva mundial de petróleo de 1.12 billones de barriles. Para el 2016, 2.1 billones de barriles. En el futuro se proyecta tener una disponibilidad acumulada del crudo de hasta 20 billones de barriles, con una predominancia de yacimientos no convencionales estimada en un 74%.

Estamos en un periodo transitorio entre el modelo energético tradicional, dependiente de recursos agotables, y los nuevos modelos que permiten la producción de energía firme con recursos renovables, en casi cualquier lugar, a cualquier escala y a costos de inversión constantemente a la baja, gracias a los grandes saltos tecnológicos en el desarrollo de materiales y métodos de manufactura para tecnologías como la fotovoltaica, eólica y los sistemas de almacenamiento (link del video fotovoltaico).

Todo orquestado por dispositivos de monitoreo de calidad y consumo de la energía, integrados a las redes inteligentes (link del video medidores inteligentes), los cuales están programados con algoritmos que toman las decisiones óptimas en cuanto a producción, autoconsumo, almacenamiento e interacción con otros productores y consumidores dentro de su misma red.

Finalmente, lo anterior ha servido de plataforma para el desarrollo de modelos de energía completamente descentralizados, donde la electricidad y los flujos de datos se unen para poner a disposición de las nuevas generaciones energía limpia, confiable y a bajo costo.

Sofía Rodríguez, Ingeniera de Proyectos de Graviton Energy & Technology