Sin ninguna sorpresa, el Sistema de la Reserva Federal (FED) aumentó su tasa de interés por tercera vez en el año, pasando de un rango de 1,75%-2%, a 2%-2.25%.

El presidente del FED desde diciembre anunció que esperaba hacer 4 aumentos para el 2018, por eso, este movimiento el mercado ya lo tenía descontado y de hecho es de esperar que para la última reunión del año en diciembre haga un nuevo movimiento al alza por 0,25%, que es el estándar que ha manejado desde que inició su ciclo de aumentos en tasas de interés.

Si se comparan las declaraciones de la reunión de hoy con las realizadas en la reunión del 1 de agosto, los cambios son mínimos, donde el más importante es que se eliminó la frase donde indicaba que se iba a mantener una política acomodativa, esta parte del discurso se sostenía desde hace bastante tiempo.

El principal enfoque del FED es el control de la inflación, y esta medida año a año en julio reportó niveles de 2.3 por el PCE, mostrando una tendencia al alza que inició desde el 2017. Sin embargo, a partir de marzo es que estos niveles están alrededor del 2%. Para la próxima reunión en noviembre, no se espera ningún movimiento.

Es claro que el FED seguirá ajustando la tasa de interés de considerarlo necesario para el control de la inflación, a pesar de las fuertes críticas que ha recibido de parte del presidente de E.E.U.U, Donald Trump.