Las últimas semanas han sido movidas para la reforma fiscal. Todo inicia cuando el texto sustitutivo presentado por el Ministerio de Hacienda fue rechazado en la Comisión Especial que analiza la reforma fiscal; 3 votos (PIN PAC y PUSC) a favor y 6 en contra (PLN, FA y RN) fue la distribución final. Esto causó que la reforma fiscal entrara en un proceso de negociación política entre el gobierno y las bancadas opositores. Particularmente, las principales solicitudes se dirigen a reducir o eliminar ciertos grupos de bienes para el impuesto al valor agregado (IVA).

De momento han existido dos reuniones, con la particularidad de que en la última no participó la fracción de Restauración Nacional (RN), luego que en comisión se rechazaran todas sus mociones que iban dirigidas en cambios al IVA. La próxima reunión se espera que se efectúe la próxima semana porque el ministro de la presidencia, Rodolfo Piza, espera presentar al congreso el nuevo texto sustitutivo a más tardar el 3 de agosto.

Esa fase es clave, porque el nuevo texto alinearía las propuestas administrativas de recorte de gasto público presentadas por la ministra de hacienda, Rocío Aguilar, con la reforma fiscal (ver: CR: Impacto de medidas para reducir gasto del Gobierno).

Por otra parte, comisión especial Fiscal terminó de votar las 1008 mociones que fueron presentadas por los diputados a la Ley de Fortalecimiento de las Finanzas Públicas. Además, se aprobaron nuevas mociones que fueron presentadas por el diputado del Frente Amplio, José María Villalta.

Entre ellas se destacan: i) congelar durante dos años los aumentos de salario o dietas del presidente de la República, los vicepresidentes de la República, diputados, ministros y cualquier otro funcionario que tenga un salario total por encima de los 4 millones de colones y ii) exonerar las ganancias y rentas de capital que obtenga la C.C.S.S.