La reforma fiscal sigue teniendo movimiento en las últimas semanas. A nivel de procedimiento en la Asamblea Legislativa, la reforma se encuentra en lo siguiente:

  1. Ya se discutieron las mociones en comisión especial que habían quedado pendiente del congreso anterior.
  2. La ministra de Hacienda, Rocío Aguilar, presentó el pasado el jueves el nuevo texto del proyecto de ley. Este incluye algunos cambios significativos: i) la introducción a un sistema similar a la renta global; ii) fijar a las cooperativas el impuesto de renta con una escala similar para las pymes, iii) aplicar el impuesto de las ganancias de capital al sistema bursátil y iv) establecer una tasa de 2% al IVA para la canasta básica. Además, se incorporan las medidas administrativas de gasto en remuneraciones en el nuevo texto para que queden respaldadas por una ley (las mismas se encontraban en el texto anterior, pero eran menos estrictas en términos de gasto).

A nivel de negociación política, tres bancadas grandes (PLN, PUSC y RN) han hecho sus solicitudes para apoyar el proyecto de reforma fiscal. El Partido Liberación Nacional (PLN) ha exigido un presupuesto para el 2019 que presente recortes significativos, mientras que el Partido Unidad Social Cristiana (PUSC) exige medidas de reactivación económica debido a los costos de un ajuste fiscal. Por su parte, Restauración Nacional (RN) presentó un documento donde exige un conjunto de medidas y si estas no se aprueban no votarán a favor de la reforma fiscal.

Finalmente, miembros de la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económico (OCDE) y el Banco Interamericano de Desarrollo (BID), expusieron al congreso un conjunto de recomendaciones, tales como realizar un ajuste fiscal de 4,0%, dato que está en línea con nuestra estimación, y expusieron a los diputados la necesidad de realizar este lo más pronto posible, de lo contrario el costo será más alto.