El pasado 23 de julio el Banco Central de Costa Rica (BCCR) presentó la revisión del programa macroeconómico y rescatamos dos puntos: i) la corrección de previsiones con un tono negativo y ii) mensajes claves para la política económica.

Corrección de previsiones con tono negativo

Con respecto a las proyecciones, se destaca la reducción del crecimiento económico para el 2018 y 2019 de 3,6% a 3,2% y de 3,9% a 3,5%, respectivamente. En gran medida, esos resultados se alinean con las perspectivas del mercado, debido a que el BCCR mantenía cierto optimismo en el desempeño del consumo privado y la inversión cuando presentó su programa en enero anterior. Esa corrección, se explica por el mayor grado de incertidumbre fiscal que posterga las decisiones de gasto del sector privado, aspecto que también en Aldesa hemos insistido (ver: Costa Rica confirma desaceleración económica).

En línea con la actividad económica, el BCCR reconoció el menor dinamismo en el crédito al sector privado. La mayor incertidumbre fiscal-política, los shocks en el tipo cambio durante el 2017 y el aumento en las tasas de interés contribuyen a una desaceleración en el crédito. En la revisión del programa macroeconómico, el BCCR redujo su proyección de crecimiento del crédito al sector privado en 2018 de 6,9% a 5,0%, mientras que en Aldesa prevemos un crecimiento de 3,5%. La recuperación del crédito es clave para el dinamismo del crecimiento, debido al impulso que genera en el consumo y la inversión de las empresas.

Finalmente, en materia fiscal subió ligeramente la previsión de déficit fiscal de 7,1% a 7,2% del PIB en 2018, pero disminuyó la de 2019 de 7,8% a 7,5% del PIB. Esa disminución en el 2019 se debe por las medidas administrativas del Ministerio de Hacienda en control de gasto. Dichas previsiones se alinean con las de Aldesa, donde subimos la del 2018 de 6,7% a 7,0% del PIB y en el 2019 las mantenemos en 7,2% del PIB. Es importante destacar que los efectos de las políticas de control de gasto de Hacienda se materializan principalmente a partir del 2019 y no estabilizan la razón deuda-PIB, además no contemplan el efecto de una reforma fiscal.

Mensajes claves para la política económica

La revisión del programa macroeconómico del BCCR alinea sus expectativas a las del mercado. Particularmente reconoce que existe una desaceleración económica marcada en la demanda interna, por lo que alcanzar un crecimiento del PIB mayor al del 2017 es complejo. Además, el BCCR fue aún más enfático en la necesidad de realizar un ajuste fiscal que permita estabilizar la sostenibilidad de las finanzas del gobierno.

Quizás uno de los puntos más llamativos en esta materia fue al sostener que la “situación actual hace urgente la búsqueda de consenso en el Congreso para la aprobación de reformas propuestas que procuren una solución al problema estructural de las finanzas públicas (contención de gasto y aumento en los ingresos) y detener la trayectoria creciente de la razón deuda a PIB.”

Frente a la política monetaria, interpretamos que esta se mantendrá en pausa, es decir, no prevemos movimientos en la Tasa de Política Monetaria. En su mensaje, el BCCR no observa presiones de inflación por el lado de sus determinantes estructurales, incluso, sostiene que la inflación en el 2018 se mantendrá cercano al rango inferior de la meta (2%), aspecto que concuerda con nuestra previsión de fin de año de 2,5%. No obstante, existen riesgos en el manejo de la política monetaria tanto de índole interno como externo.

Por el lado interno, la posición fiscal condiciona el manejo de la política del BCCR, mientras que, por lado externo el ajuste en las tasas de interés internacionales mayor al esperado puede desencadenar una depreciación del colón que se traduce en un traspaso del tipo de cambio sobre los precios locales.

Desde nuestra perspectiva, este último determinante es el que tiene bajo observación el BCCR, debido a la normalización de tasas por parte del Sistema de la Reserva Federal (FED). Dicho lo anterior, prevemos que el BCCR no realizará modificaciones en su tasa de política y la mantendrá en 5,00% en todo el 2018 y 2019.