El Fondo Monetario Internacional (FMI) presentó la revisión de sus perspectivas para la economía mundial. Para el bienio 2018-2019 las proyecciones de crecimiento mundial se revisaron al alza en 0,2 puntos porcentuales (p.p.), para ubicarlas en 3,9% en ambos años. Esa revisión, se explica por el mayor dinamismo en las economías mundiales y el impacto de corto plazo que se espera que tenga la reforma tributaria implementada en los Estados Unidos.

Se prevé que dicha reforma genere un impacto positivo a través de un mayor nivel de inversión, producto de la rebaja en la tasa de la renta corporativa. Según apunta el FMI, el crecimiento económico en los Estados Unidos se proyecta en 2,7% para el 2018, dato 0,4 p.p. superior a la previsión realizada en octubre de 2017. No obstante, el organismo internacional argumenta que los efectos de esa política tributaria se mantendrán hasta el 2021, y a partir de ese año el gobierno deberá hacer un ajuste fiscal que tendrá un impacto negativo en términos de crecimiento.

Dicho lo anterior, las proyecciones reflejan condiciones financieras favorables y un sentimiento optimista en términos de inversión, que podría impactar positivamente a los países exportadores. En ese sentido, en Aldesa estimamos que la demanda externa en Costa Rica, particularmente la ligada con las zonas francas, mantendrá un crecimiento sostenido a lo largo del 2018 y 2019.

De acuerdo con nuestras proyecciones, el sector manufacturero crecerá en torno al 4,0% para el 2018, explicado por el impulso de las exportaciones en el régimen de zona franca. Dicha solidez en la demanda externa compensa la desaceleración en la demanda interna producto de un menor crecimiento del consumo de los hogares y la contracción de la inversión total.