El Índice Mensual de Actividad Económica (IMAE), medido por la tendencia ciclo, registró en octubre una variación interanual (% año a año) de 2,3%, dejando la variación media de los últimos 12 meses en 3,3%. Ese resultado se encuentra en línea con nuestra proyección del crecimiento económico para el 2017 (3,6%) y afianza el proceso de desaceleración de la economía en los últimos meses. Particularmente en ese mes se percibieron los efectos adversos de la tormenta Nate, que se materializaron a través del sector construcción y agropecuario.

Si bien los impactos de la tormenta Nate se califican de transitorios, los efectos provocados a través de atrasos en los procesos de construcción generaron una caída significativa en la construcción con destino privado. Para setiembre y octubre esta cayó 22,3% y 21,6%, respectivamente, aspecto que se vio parcialmente compensado por el repunte en las obras con destino público. En relación con la industria agropecuaria, el impacto se transmitió por medio del sector agrícola destinado al mercado local. Durante setiembre y octubre ese sector cayó 0,4% en ambos meses.

Por otra parte, el proceso de desaceleración en la industria comercial continúa, y para octubre esta creció 2,7% año a año frente al 5,0% observado el mismo mes del año anterior. La moderación de esa industria se explica por el pesimismo en el consumidor, que se manifiesta por una menor compra de bienes duraderos.

En cuanto a la industria manufacturera, esta se mantiene liderando el crecimiento en conjunto con las actividades de servicios prestados a otras empresas. En conjunto ambas aportaron 1,05 puntos porcentuales sobre el crecimiento total del IMAE.