• Ministerio de Hacienda inició proceso de una nueva emisión en dólares

Recientemente el gobierno de Costa Rica presentó la solicitud de ofertas para un contrato de colocación de deuda. La idea detrás de ello es entregar a un banco de inversión la posibilidad de que estructure y coloque la nueva emisión del gobierno, siguiendo un conjunto de condiciones. Parte de estas son que la emisión sea en dólares, con un mínimo US$400 millones, a una tasa fija y a un plazo no menor de 5 años.

En ese sentido, el gobierno pretende colocar la nueva emisión como deuda interna, pero a través de inversionistas internacionales, por lo que se sospecha que ese banco de inversión sea foráneo. El objetivo es evitar pasar por la Asamblea Legislativa para aprobar nueva deuda externa, pero eso implica que quien estructure y compre esa emisión debe pasar por las reglas del mercado financiero nacional.

De alguna manera, la estrategia del gobierno se puede calificar de “patear la bola hacia adelante” con implicaciones distintas en el corto y mediano plazo. Inicialmente esto le permitirá al gobierno restar presión sobre las tasas de interés locales y poder captar recursos para sus necesidades de más corto plazo. No obstante, en el mediano plazo estas medidas introducen de manera marginal más riesgos al perfil de deuda del gobierno, por el incremento en el riesgo cambiario.

En 2011 el porcentaje de la deuda en moneda extranjera sobre el total era de 30%, mientras en la actualidad ya es de 40%. En línea con dicho punto, Moody´s (Costa Rica’s Proposed Austerity Measures Will Not Stop Fiscal Deterioration) sostiene la preocupación del incremento en el riesgo cambiario y es de esperar que se mantenga hasta que no existan medidas de un ajuste fiscal.

La reforma fiscal avanza a paso lento en el Asamblea Legislativa

En relación con las medidas fiscales, el gobierno envió un paquete titulado “Ley de Fortalecimiento de las Finanzas Publicas” que básicamente establece las reformas del IVA, renta, salarios públicos y la aplicación de una regla fiscal de gasto (¿Qué propone el nuevo intento de Reforma Fiscal en Costa Rica?).

La intención del gobierno siempre fue aprobar por vía rápida esa reforma fiscal en conjunto con el Partido Liberación Nacional (PLN) y el Frente Amplio (FA), para así lograr los 38 votos necesarios; sin embargo, ha tenido que negociar detalles de ese paquete, como fue la modificación de la tasa del IVA del 15% al 13%. En las últimas semanas, existieron mesas de negociación hasta que el gobierno aprobó la Ley de Aguas, que alejó por completo al FA de las intenciones por aprobar el paquete fiscal. A pesar de ello, aún existen posibilidades de que se pueda aprobar el IVA con una tasa del 13%.

Asimismo, la coyuntura política (“cementazo” y época electoral) hace más difícil que exista una probabilidad de que el resto de la reforma pueda aprobarse en la presente administración. Dicho eso, bajo un escenario sin reforma total, estimamos el déficit fiscal en 5,8% para este año y 6,1% para el 2018, ambos como porcentaje del PIB. Mientras que en los países que mantienen una misma calificación de riesgo que Costa Rica (BB- según Standard & Poor’s) se proyecta un déficit fiscal de 3,8% y 3,7%, en 2017 y 2018, respectivamente.