El presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, nominó a Jerome Powell como el nuevo presidente de la Reserva Federal (FED) a partir del 2018. Unicamente falta que el Senado apruebe la nominación. Powell es un reconocido abogado del sector financiero, que pertenecía al Comité de Política Monetaria de la FED desde el 2012, por lo que su experiencia en dicha institución no es poca.

Muchas analistas coinciden que Powell es la elección más simple para darle continuidad al trabajo de Yellen, basado en una “normalización de la política monetaria con un ritmo de crecimiento moderado”. En ese sentido, las primeras declaraciones del Powell serán claves para el mercado con el objetivo de comprender si realmente seguirá ese ritmo de ajuste en tasas o si más bien puede acelerarlo.

Asimismo, las críticas se centran en que Powell es después de cuatro décadas, un presidente de la FED sin tener una formación de doctor en economía, por lo que se duda de su conocimiento académico dentro del área de política monetaria (recordemos que Bernanke era profesor de economía de Princeton y Yellen lideraba la cátedra de macroeconomía de Berkeley.)

Dicho lo anterior, se espera que el conocimiento técnico de Powell esté apoyado en su equipo de asesores, de modo que sería darle un tono menos formal a la política monetaria como sí lo hacían sus antecesores. En todo caso, no queda duda de que su formación como abogado está respaldad por importantes universidades como son Princeton y Georgetown.