El Instituto Nacional de Estadísticas y Censos (INEC) reportó en su Encuesta Continua de Empleo (ECE) un incremento de 20.690 desempleados para el tercer trimestre del 2017, mientras que los ocupados cayeron en 11.130. Como resultado, la tasa de desempleo se ubicó en 9,4%, dato que es superior al 8,4% del trimestre anterior, pero inferior al 9,7% del tercer trimestre del 2016. En ese sentido, los movimientos en el mercado laboral tienen implicaciones en el consumo de los hogares de manera agregada, al existir menos personas con trabajo.

En línea con el punto anterior, el comportamiento del ingreso real de los consumidores registró, de acuerdo al ECE, una disminución interanual de 6,5% al tercer trimestre del presente año. Esta caída es la tercera consecutiva en ese indicador (primer trimestre -3,5% y segundo trimestre -1,9%), lo cual refleja una menor capacidad de pago disponible para los consumidores.

Dicho resultado se explica en gran medida por la recuperación de los precios de los combustibles y el aumento en el tipo de cambio, que se traduce en un efecto ingreso negativo para los hogares.