El Índice Mensual de Actividad Económica (IMAE) medido por la tendencia ciclo, registró una variación interanual (% año a año) de 2,7% en setiembre, dejando el incremento al tercer trimestre en 3,1%. Ese resultado afianza el proceso de desaceleración de la economía en los últimos trimestres (primer trimestre variación interanual 4,0% y segundo trimestre 3,8%), el cual ha estado liderado por un sector construcción rezagado y un menor dinamismo en la industria comercial.

El dinamismo de la actividad económica se asocia al sector manufacturero y al de servicios. Primero, la industria manufacturera reveló un sólido ritmo de crecimiento de 5,2% al cierre del tercer trimestre, explicado por el reluciente desempeño en las exportaciones de las zonas francas. Por su parte, las actividades de servicios continúan siendo el sector que más le agrega valor el IMAE, donde al cierre del tercer trimestre alcanzó una variación interanual de 8,5%.

En el otro extremo, la caída en la construcción y la moderación en el sector comercial han desacelerado el IMAE. El primero reportó una caída interanual de 14,0%, explicado por la disminución en las obras con destino privado. Ese resultado obedeció a que los proyectos, residenciales y no residenciales, han atrasado su momento de inicio o se han visto paralizados por el exceso de lluvias.

En cuanto al sector comercial, el tímido desempeño en el consumo de los hogares se ha materializado en la mayoría de sus industrias, como es el caso de la actividad de ventas de automóviles, que al cierre del tercer trimestre presentó un crecimiento parcialmente nulo (0,2%). En ese sentido, la subida de las tasas de interés y la depreciación del colón han afectado de manera generalizada este sector.