Al cierre de setiembre el déficit fiscal acumulado alcanzó el 3,9% del PIB, dato superior en 0,6 puntos porcentuales (p.p.) al registrado en setiembre de 2016. Ese resultado se explica por una menor recaudación tributaria y un mayor gasto en intereses. Al excluir este último componente, el balance primario (no incluye gasto en intereses) está también por encima del observado en el acumulado de setiembre 2016, donde se ubicó en 1,3%, frente al 1,5% del PIB para este año.

Por el lado de los ingresos del gobierno, estos pasaron de 10,3% del PIB en setiembre 2016 a 10,0% para este 2017. La disminución provino de una menor recaudación en los impuestos de las importaciones y consumo, que registraron una caída interanual de 4,1% y 3,3%, respectivamente. En gran medida estos impuestos, como el de ventas, dependen del consumo de los hogares y en los últimos meses se presentó una desaceleración de dicho consumo.

El sector de ventas de automóviles es el que más evidencia una moderación de sus ventas, explicado por el menor optimismo de los hogares, el aumento del tipo de cambio y de las tasas de interés. Al mirar hacia adelante, se espera que la tendencia del consumo se mantenga en los próximos meses, por lo que el gobierno continuará presentando una desaceleración de los ingresos tributarios.

En relación con el gasto, se incrementó de 13,6% del PIB en setiembre 2016 a 13,9% del PIB para este año. Ese incremento de 0,3 puntos se explica por el aumento del gasto en intereses, el cual pasó de 2,0% del PIB a 2,3% para el mismo periodo de análisis. Ese componente ha tenido un fuerte incremento en los últimos meses, particularmente por la emisión de deuda en dólares. Dicho esto, el perfil de deuda del gobierno no solo incrementa, sino que se está introduciendo nuevos riesgos como es el cambiario.

En Aldesa mantenemos nuestra previsión de un déficit fiscal de 5,8% del PIB para el 2017 y 6,1% del PIB en 2018. La principal preocupación se concentra en la sostenibilidad de la deuda en el mediano plazo, que sigue afectándose a medida que se agregan más riesgos, como son el de tasas de interés y tipo de cambio.