Al cierre del 30 de agosto el tipo de cambio de Monex se situó en ¢575,35 por cada dólar, dejando la depreciación acumulada del año en 3,45%. Este dato está en línea con el reportado al cierre de julio (3,27%), además muestra como el ritmo de depreciación se ha atenuado en las últimas semanas. Actualmente el tipo de cambio promedio de los últimos 30 días es de ¢575,63, mientras que el promedio de los últimos 15 días es de ¢574,97.

Desde la perspectiva de la devaluación mensual, los movimientos abruptos se dieron en mayo y en junio, trayendo un grado importante de incertidumbre al mercado. Para el cierre de esos meses la devaluación alcanzó 5,7% en mayo (el valor máximo durante el mes) y -3,9% en junio (valor mínimo durante el mes), para luego estabilizarse en torno a 0,3% en los últimos dos meses. Como resultado, la devaluación interanual a julio se sitúa en 4,2%, dato ligeramente superior a la expectativa de los agentes a 12 meses.

La estabilidad observada en el tipo de cambio ha desencadenado una menor intervención de la autoridad monetaria. Al 30 de agosto las operaciones de estabilización sumaban los US$16,1 millones, frente a los US$227,7 y US$252,6 en mayo y junio, respectivamente.

De esta manera, en los últimos meses el tipo de cambio se estabilizó en los ¢575, lo que redujo las expectativas de devaluación del mercado y deriva una menor intervención del BCCR. Asimismo, al mirar hacia adelante se espera un tipo de cambio que continúe depreciándose; sin embargo, esto se dará hasta setiembre, debido a que el último trimestre del año se caracteriza por una importante entrada de capitales, lo que estabiliza la moneda.