Este miércoles la Reserva Federal de Estados Unidos (FED) tuvo su comité de política monetaria. Lo principal y lo que más esperaba el mercado era conocer sobre el plan de reducción de activos (conocido como “reducción de balance”), el cual dará inicio en octubre. En materia de sus objetivos, la autoridad monetaria argumentó que continuará con un ajuste gradual de la política monetaria que asegure un crecimiento moderado, un mercado laboral sólido y la inflación oscilando en su meta de mediano plazo (2,0%).

En línea con lo anterior, la FED argumentó que los efectos de los huracanes Harvey, Irma y María en la actividad económica se verán en los próximos meses, pero estos son de carácter transitorio y no deberían afectar el crecimiento de mediano plazo. Asimismo, los mayores precios de la gasolina, por los efectos de los huracanes, estarán ejerciendo un “shock” transitorio en la inflación durante los próximos meses.

Dicho esto, la Reserva concluye que seguirá con el proceso de ajuste de tasas si la economía crece en línea con lo esperado. Al 20 de setiembre solo cuatro miembros del comité de política monetaria planean mantener la Tasa de Fondos Federales constante para el cierre del año.

La normalización empezará en octubre con la venta de US$6 millones de UST y US$4 millones de MBS, activos financieros que posee la FED. La primera reacción del mercado fue una caída en el precio del bono del tesoro a 10 años, operando cerca del 2,27%, mientras que el dólar subió, pasando de 91,2 a 92,3, y el euro cayó de 1,2033 a 1,19.