Esta semana han existido muchas inquietudes sobre el tema más relevante de la Revisión del Programa Macroeconómico del Banco Central de Costa Rica (BCCR): el ajuste a la baja del crecimiento económico.

A principio del año, la autoridad monetaria proyectaba el crecimiento del Producto Interno Bruto (PIB) para el 2017 en 4,1%; sin embargo, el deterioro en el consumo, explicado por un menor crecimiento en el crédito y una disminución en el ingreso disponible, provocó un ajuste a la baja. En Aldesa, a inicios de año sostuvimos que en el 2017 el crecimiento económico iba estar conducido por un consumo sólido, pero entrando en un proceso de moderación gradual. En ese sentido, prevemos un crecimiento de 3,9% frente al 3,8% del BCCR.

Al mirar hacia el 2018, el ente estima un crecimiento del PIB del 4,1% frente a nuestra previsión de 4,0%. En la Revisión del Programa, el Central destaca un punto clave, como es el desarrollo de la Terminal de Contenedores de Moín, más la construcción residencial, dando como resultado una inversión sólida en capital fijo. Asimismo, en Aldesa proyectamos una disminución en el desempleo, para situarse en 9,0% al cierre del año, contribuyendo de manera positiva al desempeño del consumo de los hogares. Si sumamos esos dos componentes, para el 2018 prevemos una demanda interna recobrando su ritmo de crecimiento en torno al 4,0%.