En los últimos días hemos visto la posibilidad de que el gobierno envíe al Congreso un proyecto que le permita endeudarse en el exterior. La idea fundamental del proyecto es que cierto porcentaje del presupuesto se pueda financiar todos los años con deuda externa, aspecto que hoy no existe. Ante este esta posibilidad en Aldesa vemos las siguientes opciones para el gobierno:

  1. Emisión de nuevos bonos internacionales, a pesar de que el gobierno lo ha descartado.
  2. Créditos externos, que al igual que los bonos internacionales deben ser aprobados por la Asamblea Legislativa. Consideramos que este escenario puede ser complicado, debido al ciclo político actual.
  3. Creación de un fondo con títulos de deuda soberana que sea atractivo para inversionistas internacionales.

En Aldesa observamos que en cualquiera de las opciones anteriores, de no aplicarse un ajuste fiscal, la sostenibilidad de deuda se vuelve más sensible a los choques externos.

De acuerdo con nuestras estimaciones, la vulnerabilidad de la deuda del gobierno se explica por tres factores: choques de balance primario, choques de tasas de interés locales y choques en el PIB. No obstante, en los últimos años la proporción de deuda en moneda local y moneda extranjera pasó de 70%-30% en 2011 a 60%-40% en 2017.

En ese sentido, bajo el escenario de aprobación de este proyecto de ley sin ajuste fiscal, estimamos que la deuda se volvería gradualmente más sensible a los choques de tipo de cambio y tasa de interés internacionales. Asimismo, observamos que dado el mayor riesgo soberano que enfrenta Costa Rica, el costo del endeudamiento en el exterior va ser mayor.