Al cierre de junio el tipo de cambio en el mercado mayorista alcanza los ¢573,11, dato superior al valor esperado de ¢570, y deja la depreciación acumulada del año en 3,0%. Si bien al inicio de semana el tipo de cambio se estaba anclando al valor esperado, el jueves se presentaron presiones de demanda en el mercado que empujaron el precio de ¢571 a ¢575. Dichos movimientos son atípicos en junio, debido a que se presenta el pago de impuestos al cierre de mes, lo que aprecia la moneda.

Como resultado de esas presiones, el Banco Central de Costa Rica (BCCR) salió al mercado a realizar ventas durante la semana por un total de US$56,0 millones. En lo que llevamos del primer semestre las intervenciones del ente por medio de ventas suman US$668,8 millones, dejando su reservas netas en US$6.735 millones.

Dicho esto, en Aldesa mantenemos nuestra expectativa de una depreciación 5,0% al cierre del año. Por lo que aún seguimos observando correcciones hacia el alza en el tipo de cambio, durante el segundo semestre. Esa estimación se explica por el ciclo de aumento de tasas por la Reserva Federal, una mayor factura de importación de combustibles a nivel interanual y un mayor premio por invertir en dólares.