Durante los últimos días, el tipo de cambio alcanzó niveles cercanos los ¢595 por cada dólar en Monex, dejando la devaluación acumulada en 6,5%. En Aldesa consideramos oportuno que, dado dicho contexto, es necesario construir escenarios que muestren hacia dónde se pueden mover los macro-precios.

Escenario 1: El tipo de cambio cierra el año en línea con nuestra proyección inicial. Bajo este escenario estaríamos esperando que el tipo de cambio se corrija a los ¢579 por cada dólar, para luego continuar su senda de depreciación, concluyendo el 2017 en ¢590. En consecuencia, estaríamos proyectando un nivel de inflación del 2,6% al cierre del año y vemos un Banco Central que adopta una política monetaria de aumento de tasas de intereses en lo que queda del año. En ese sentido, el canal de transmisión sobre las tasas del mercado se esperaría en el segundo semestre, con lo cual la Tasa Básica Pasiva cerraría en torno al 5,27%.

Escenario 2: Una proyección media que arroja un tipo de cambio al cierre del año en ¢598. Actualmente el mercado ha visualizado un valor cercano a los ¢600, dejando que nuestro modelo de proyección de inflación advierta un valor del 2,9% al cierre del año. En este caso, los efectos del traspaso del tipo de cambio sobre los precios se comienzan a materializar con mayor magnitud, lo que genera una reacción más activa del BCCR por medio de cambios en su tasa de política. En consecuencia, estaríamos esperando un traspaso sobre las tasas  del mercado en el segundo semestre, con una Tasa Básica Pasiva cerrando en torno a 5,46%.

Escenario 3: El tipo de cambio cerrando en el 2017 en ¢616 por cada dólar. Este caso sería un escenario de incremento acelerado en el tipo cambio. Como resultado, se proyectaría una inflación al cierre de año en 3,1%, explicada por el fuerte efecto traspaso del tipo de cambio. Por su parte, el Central adoptaría una postura más agresiva a través de mayores incrementos en la Tasa de Política Monetaria, con el fin de evitar un mayor desvío de la expectativa de inflación con respecto a su meta. Dicho esto, estaríamos viendo un incremento más agresivo en las tasas de intereses en el mercado, particularmente en el segundo semestre, con una Tasa Básica Pasiva cerrando en torno a 6,32%.

En conclusión, en todos los escenarios estamos asumiendo que el tipo de cambio continuará su senda hacia al alza. Sin embargo, en el escenario 1 y 2 las correcciones en el tipo de cambio son más fuertes en el corto plazo, lo cual no genera un impacto relativo tan fuerte sobre las tasas de interés y la inflación. En Aldesa seguimos estimando que el movimiento en el tipo de cambio en los últimos días ha sido muy especulativo; no obstante, consideramos que los fundamentos sugieren una depreciación gradual de la moneda a lo largo del año.