Al cierre de esta semana, la segunda de mayo, el tipo de cambio registró una depreciación acumulada del año en 3,2%, versus el 2,5% que estimamos en Aldesa. Esta aceleración en el aumento del tipo de cambio se acentúo durante abril, donde cerró con un valor de ¢566,93 (promedio de MONEX), para luego tener un fuerte incremento de ¢6,8 al cierre del 12 de mayo (¢573,74). Al comparar esta información con los últimos años, esta es la depreciación más fuerte registrada en el primer cuatrimestre, por al menos 2 puntos porcentuales.

Los movimientos en el tipo de cambio durante los últimos dos meses se deben principalmente a dos fenómenos. Primero, en lo que llevamos del año, la demanda por títulos (bonos) del gobierno en dólares aumentó considerablemente, lo cual presiona la demanda de esa moneda. Segundo, la implementación gradual de la regulación de la Posición en Moneda Extranjera provoca que ciertas instituciones continúen demandando dólares para adaptarse a la nueva regulación.

Por tanto, en Aldesa prevemos que la depreciación en el año continúe y, a pesar de que por ahora se está comportando por encima de lo esperado, mantenemos nuestra previsión en 4,0% de depreciación acumulada para el 2017.  Dicha cifra se sustenta en nuestra proyección sobre el repunte de las importaciones, asociado con una posible mayor factura petrolera, y a un mayor nivel de tasas de interés internacionales, lo que explican nuestro pronóstico del año. No obstante, estaremos monitoreando  posibles ajustes de ser necesario.