La Tasa de la Política Monetaria es el instrumento que tiene el Banco Central de Costa Rica (BCCR) para controlar la inflación, por lo que cuando la economía da señales de un aumento en los precios y de que esos pueden superar las expectativas del órgano de política monetaria, ese interviene aumentando la tasa de interés, con el objetivo de desincentivar el consumo.

El pasado miércoles, la Junta Directiva del Banco Central decidió ajustar la Tasa de Política Monetaria (TPM) y la tasa de interés de captación a un día (DON). En el primer caso, el ente aumentó la tasa del 1.75% al 2.25%, la cual se mantenía estable desde el 04 de enero del 2016. Por su parte, la segunda pasó de 0,57% a 0,95%.

Este movimiento se da porque el Central está viendo un aumento en los riesgos inflacionarios, donde el Índice de Precios al Consumidor (IPC) inició una tendencia al alza desde julio del 2016, como lo podemos ver en el siguiente gráfico.  Recordemos que la meta del BCCR es del 3% ±1%.


Si tomamos en cuenta los precios del petróleo, que es el factor más relevante para la inflación, por el impacto que tiene en los precios del transporte y la comida, podríamos esperar seguir viendo movimientos al alza, ya que, si comparamos los precios del petróleo de hace un año, para marzo del 2016 el precio promedio fue de $39.79 versus $52.53% actual.

En el caso del Tipo de Cambio (TC) no esperaríamos ver un impacto directo; actualmente ese indicador se encuentra estable y en Aldesa no prevemos una importante corrección a la baja.