Mientras el 2016 terminó como el año de las sorpresas electorales, en el 2017 destaca como un tema en común la posición de proteccionismo de algunas economías y el resguardo de fronteras a nivel migratorio y comercial, impulsado por la posición beligerante de los Estados Unidos.