Este miércoles la Reserva Federal de los Estados Unidos (Fed) decidió mantener constantes el rango de tasa de los fondos federales en 0,50%-0,75%. Esta decisión se basó en varios argumentos:

  • Un mercado laboral que mantiene un sólido desempeño, acompañado con una actividad económica que posee un ritmo moderado de crecimiento.
  • Una demanda interna caracterizada por un comportamiento en el gasto del consumo que sigue con un crecimiento moderado, pero parcialmente contrarrestado por un débil desempeño en la inversión.
  • Una inflación que continúa recuperándose al nivel objetivo de largo plazo de la Fed, que corresponde al 2,0%; no obstante, se mantiene ligeramente inferior a lo que espera la Fed.

Dicho esto, a partir del comunicado de la Fed, en Aldesa estimamos que los nuevos ajustes en la tasa de fondos federales van a estar íntimamente relacionados con el desempeño de la inflación en los próximos meses. La Fed busca un mayor nivel de información respecto a este macro-precio, de modo que no vemos tan claro ajustes cercanos.

En su comunicado la Fed deja de manera explícita que sus objetivos giran en torno al pleno empleo y la estabilidad de precios y solo ven este último que aún no está acorde con lo que ellos esperan para nuevos ajustes en tasas. Sin embargo, el componente de efecto Trump dentro de la actividad económica estadounidense incrementa la incertidumbre en su futuro desempeño.

Conforme a lo anterior, anticipamos que movimientos en las tasas en la próxima reunión se vuelve un elemento con un mayor nivel de incertidumbre. Dicho factor está relacionado, tanto con el desempeño de la inflación, como sobre las políticas respecto al presidente Donald Trump, las cuales podrían afectar ligeramente la solidez del comportamiento de la actividad económica estadounidense.