La Junta Directa del Banco Central de Costa Rica (BCCR) acordó a finales de enero mantener su Tasa de Política Monetaria en 1,75%. El banco sostiene su postura bajo dos principales criterios: i) un mayor nivel de actividad económica en el mundo para próximo bienio, pese a la incertidumbre en los mercados financieros y el precio en las materias, acompañado de ii) un nivel de inflación en Costa Rica acelerándose, lo cual se espera que para el 2017 vaya convergiendo en su rango meta (3,0% ±1punto porcentual).

En Aldesa vemos que está decisión está en línea con nuestra estrategia de previsión económica, donde efectivamente observamos un nivel de inflación que retorna gradualmente a su rango meta para el 2017.

El monitoreo en el precio de petróleo va ser un determinante fundamental para el cumplimiento de dicha meta y posibles ajustes en la tasa de interés del BCCR, así como el desempeño de la actividad económica nacional y las posibles medidas que pueda tomar la Reserva Federal en cuanto a tasas. En resumen, estimamos movimientos de la tasa de política dependiendo del comportamiento de estos tres determinantes en estos primeros meses del año.