El Instituto Nacional de Estadística y Censos (INEC) reportó este martes los datos de la inflación para el mes de enero, con una variación mensual de 0,57%, dejando la variación interanual en 0,66%. Este resultado estuvo explicado por dos componentes. Por un lado, los que generaron una contribución positiva como son el grupo alimentos y bebidas no alcohólicas (aportó en 0,41pts% la inflación en el mes de enero) y el componente de transporte (con una contribución mensual de 0,18pts%).

Por otra parte, existen dos grupos que contrarrestaron el incremento de la inflación como fueron las prendas de vestir y calzado y los precios de los alquileres, los cuales ahora se someten a una nueva regulación que impide ajustes en los alquileres residenciales que no estén en línea con la inflación (ver Figura 1). 

Este comportamiento tanto en alimentos y transporte está en línea dentro de la estrategia de análisis económico de Aldesa, donde vemos que la inflación para el 2017 va estar explicada por los movimientos en los precios de alimentos y la recuperación en el grupo de transporte.

Dicho esto, seguimos proyectando una inflación para el cierre del año en 2,6%, la cual se encuentra dentro del rango meta planteado por el Banco Central de Costa Rica. Este comportamiento lo vemos a través de una recuperación gradual que estará muy de la mano de los dos grupos (alimentos y transporte) recién mencionados.