En mayo publicamos una proyección de la Tasa Básica Pasiva (TBP), donde consideramos que el indicador disminuiría al menos a 4.5% hacia finales del 2016 y principios del 2017. Con el comportamiento de semanas recientes, las tendencias se refuerzan y el indicador continuaría a la baja en los próximos meses.

Actualmente, la TBP tiene un nivel de 4.90%, similar al estimado por Aldesa, donde se pondera el indicador según los niveles de cuatro sectores: bancos públicos, privados, cooperativas y mutuales, además de un  factor de ajuste, que las reduce todas las semanas producto del cambio metodológico que tuvo el indicador a inicios de año y que terminará de absorberse durante enero. Sin este factor de ajuste, actualmente la tasa tendría un valor de 4.35%. 

Sin embargo, hay otros factores a considerar, que tampoco estarían creando presiones sobre la TBP y más bien podrían reforzar ajustes a la baja. Por ejemplo,  durante el año, el sector cooperativo, el cual representa casi el 20% dentro del cálculo, es el que más ha disminuido el nivel de su tasa, pasando de 8.03% a 6.78%, tendencia que puede continuar en las próximas semanas e influir sobre el indicador.

Por otro lado, el Banco Central revisó a la baja la expectativa de crecimiento del crédito para los próximos meses, lo que restaría presión por la liquidez de parte de los intermediarios, al mismo tiempo que el Ministerio de Hacienda ha mantenido  la estrategia de canje de deuda de corto por largo plazo sin presionar las tasas, similar a lo realizado durante el primer semestre, lo cual también está contemplado en la revisión del Programa Macroeconómico.  

Por las razones anteriores, es posible que la TBP alcance un nivel de 4.5% hacia finales de año, similar a lo proyectado meses atrás en nuestros análisis. Lo anterior, refuerza las recomendaciones que hemos realizado en productos de renta fija en el mercado local.