Uno de cambios más importantes que incorporó el Banco Central de Costa Rica (BCCR) en la revisión del Programa Macroeconómico fue la menor proyección de las Reservas Monetarias Internacionales. En enero, el banco estimaba que las reservas como porcentaje del PIB serían de 15.4% en 2015 y de 15.2% en 2016, niveles que pasaron a proyectarse a 13.2% y 12.0%, respectivamente.

Parte de la importancia de las Reservas se encuentra en que pueden utilizarse para equilibrar la balanza de pagos y el mercado cambiario, de acuerdo con los objetivos que se persigan. Por ello, el Central establece que estas deben tener tres características: corresponder a derechos sobre activos con no residentes, estar bajo el control del Banco Central y tener disponibilidad inmediata.

La menor proyección de Reservas del BCCR se debió, en gran parte, a que durante el año algunos recursos de largo plazo que la entidad previó entrarían a la economía no llegaron, lo cual llevó a utilizar cerca de $66 millones.

Por otro lado, una de las preocupaciones de algunos sectores con la venta de dólares del BCCR para intervenir en el mercado, e impedir alzas mayores del tipo de cambio, es la disminución de las Reservas y hasta dónde existe espacio para ejercer esta estrategia.

Durante la presentación de la revisión de Programa Macroeconómico, las autoridades del BCCR manifestaron que inclusive un nivel del 11% de Reservas como porcentaje del PIB seguía siendo óptimo para la economía, de forma que el ente cuenta con Reservas suficientes en caso de que tenga que utilizarlas para mantener el tipo de cambio sin las variaciones “violentas” que pretende evitar, aunque esto no implique corregir la tendencia de mercado de la variable.