Este martes la empresa Home Depot, que vende artículos para la construcción y decoración de viviendas, reportó ganancias por acción de US$1,17, cifra superior a la estimada por inversionistas que siguen a la empresa; mucho de ello obedece al desempeño del sector inmobiliario en Estados Unidos, el cual continúa creciendo.

Según el índice de precios de viviendas Case-Shiller, los precios de las viviendas subieron un 5,74% en 2016, lo que muestra un comportamiento saludable y sostenible. Este sector es importante porque su caída fue el principal disparador de la crisis de 2008 y es donde los estadounidenses mantienen un porcentaje importante de su riqueza.

Aunque la recuperación ha sido importante (más de un 36% desde los mínimos), los precios promedio aún están un 11,5% por debajo del máximo alcanzado en 2006, antes de que comenzaran a caer. La recuperación obedece a tasas de hipotecas bastante bajas, la creación de empleos y el aumento real de los salarios, el cual motivó a los estadounidenses a adquirir viviendas y a mudarse dentro del país, comportamiento que se había estancado durante la crisis.

De esta forma, las ventas de casas usadas durante enero alcanzaron niveles que no se veían desde 2007, mientras que para ver números similares a los actuales en viviendas nuevas habría que irse a 2008. No obstante, dentro del país parecen existir diferencias con la costa oeste, disfrutando esa última de un “boom” en los precios, a medida que se convierten en los centros más apetecidos por las principales empresas de la actualidad. Conforme con lo anterior, los precios en San Francisco ya superaron los máximos alcanzados en 2005, en tanto que áreas como Los Ángeles experimentan una recuperación superior al promedio del país.

Para este 2016 algunas de las variables que respaldan al sector se mantendrán, por lo que es de esperar que los precios sigan con el comportamiento saludable, expectativa que comparte Home Depot al pronosticar un crecimiento en sus ventas para este año en el rango del 5,1%-6%.