Este indicador es clave en la economía costarricense debido a la facilidad con la que la población puede mover sus inversiones de una moneda a otra, teniendo ello un impacto en el tipo de cambio y, consecuentemente, en la inflación. El premio, que básicamente mide el beneficio de tener inversiones en colones, en comparación con las denominadas en dólares, se ha mantenido alto y con pocos cambios en los últimos doce meses.

Estimaciones de Aldesa, con datos a este miércoles, muestran que el premio se mantiene en los 335 puntos base, a pesar de las bajas que sufrieron las tasas de interés en colones durante 2015. A manera de ejemplo, la Tasa Básica Pasiva está unos 130 puntos por debajo de lo que estaba un año atrás. Dicha coyuntura ha hecho que los costarricenses colonicen sus carteras; de acuerdo con datos del Banco Central de Costa Rica (BCCR), el ahorro en moneda local creció en 2015 entre un 13% y 15%, lo que contrasta con un crecimiento del 4,5% en el ahorro denominado en dólares.

El premio se mantiene estable a pesar de la caída en tasas en colones, debido a que las expectativas de devaluación del colón son bajas; la encuesta más reciente del BCCR coloca el promedio de devaluación esperada a 12 meses en apenas un 1,2%.

Ese premio no ha generado una entrada de capitales internacionales, como sucedió en 2013, ya que las condiciones financieras internacionales han estado más volátiles, por lo que la coyuntura es aprovechada principalmente por costarricenses.