Este año fue difícil para la mayoría de economías latinoamericanas, el fin del “boom” en las materias primas impactó las exportaciones y debilitó las monedas de países como Colombia, Brasil, Chile y México.

Por otra parte, el campo político estuvo bastante dinámico: en Guatemala el presidente Otto Pérez Molina tuvo que renunciar después de encontrarse envuelto en acusaciones relacionadas con un esquema de corrupción, en Argentina llegó el final del “kirshnerismo” con el triunfo de Macri y la oposición venezolana logró una mayoría en el parlamento, poniendo bajo presión al régimen chavista.

Dichas elecciones tuvieron diferentes impactos sobre los mercados y seguirán siendo tema de conversación durante 2016. Presidentes como Nicolás Maduro (Venezuela) y Dilma Rousseff (Brasil) tratarán de mantenerse en el poder, a pesar de que las probabilidades de que terminen su mandato se ven reducidas en este momento.

Para el próximo año no se darán elecciones en longitudes tan “calientes” políticamente; no obstante, veremos votaciones en Perú, República Dominicana y Nicaragua. En los últimos dos se espera que se dé una reelección, es decir, Danilo Medina y Daniel Ortega se mantendrían en el poder, debido al crecimiento económico robusto y a los programas sociales, respectivamente. En Perú, las encuestas muestran que, hasta el momento, la favorita parece ser la hija del expresidente Fujimori, Keiko Fujimori, por lo que no se vislumbra un cambio importante en la dirección del país.

De esta forma, el año parece que se perfila como tranquilo en cuanto a nuevas elecciones y lo que prevalecerá serán los efectos que tendrán las decisiones que se tomaron al cierre de 2015.