Agosto ha sido un mes difícil para los mercados financieros a nivel mundial, el MSCI World, índice que sigue el comportamiento de 1.642 acciones a nivel mundial, perdió un 3,8% de su valor. El movimiento que comenzó en las materias primas, se movió hacia las monedas emergentes y ahora comenzó a afectar a los mercados desarrollados, con Japón, Europa y Estados Unidos presentando movimientos a la baja.

Agosto no es conocido por ser un buen mes para las acciones, muchos inversionistas están en periodo de vacaciones, por lo que el volumen suele ser bajo, permitiendo que se den estos movimientos. Adicionalmente, hay varios factores que justifican la baja:

China: Esta es la segunda economía del mundo y desde hace unos años ha comenzado a hacer un recalibramiento de su economía, de una enfocada a las exportaciones e inversión a una donde la demanda interna sea el principal motor. Esta “nueva economía” necesita menos acero, aluminio, cobre y petróleo, lo que redujo la demanda por este tipo de productos, impactando directamente a las economías emergentes.

El temor de una desaceleración mayor en China se ha intensificado en las últimas semanas, debido a la caída que ha experimentado el mercado accionario local y a la reciente devaluación del yuan.

Materias Primas: Un índice que agrupa las principales materias primas, calculado por Bloomberg, cayó a niveles no vistos desde el 2002. Un claro exceso de oferta afecta a metales y al petróleo, donde nuevos competidores entraron en los últimos años.

Esta coyuntura ha hecho que los inversionistas vendan las acciones y los bonos con algún tipo de relación, lo que explica parte del ajuste en las bolsas.

Menor crecimiento mundial: Los mercados están descontando la posibilidad de que el mundo se esté desacelerando, no solo por el menor crecimiento chino, sino también por los efectos en otras economías emergentes.

Muchos analistas ven probable que la devaluación del yuan ayude a los exportadores chinos y perjudique el crecimiento de otras economías asiáticas, al mismo tiempo en que todas las economías emergentes se desaceleran de la mano de los menores precios de sus productos.

Reserva Federal: La posibilidad de que la Reserva Federal, el Banco Central de Estados Unidos, suba tasas de interés ha estado en la mente de los inversionistas todo este año, hasta hace unas semanas el consenso se centraba en setiembre como el momento donde la entidad haría el primer movimiento en años. No obstante, esta semana se dieron a conocer las minutas de la reunión más reciente donde los miembros enviaron un mensaje mixto; por un lado, dijeron que se están acercando a las condiciones para realizar la primera subida y, por otro, que les preocupa los efectos de la desaceleración China.