La empresa Ad Astra Rocket Company anunció esta semana la culminación de las negociaciones de un contrato con la Agencia Espacial Estadounidense (NASA), bajo el programa llamado NextXStep. Dicho programa seleccionó a empresas “debido a su habilidad técnica para madurar tecnologías claves”, señala el sitio oficial de la NASA.

El negocio central de Ad Astra es desarrollar un motor de plasma llamado VASIMR®, el cual, por su forma de propulsión, haría los viajes espaciales más económicos.

Según el prospecto más reciente de la empresa, hasta el momento se han realizado hasta 1.000 pruebas exitosas del prototipo más reciente del motor, lo que significa que la empresa ha comprobado que el motor funciona. No obstante, con el fin de “optimizar recursos”, estas pruebas tuvieron una duración inferior a un minuto; claramente, para realizar los viajes largos en el espacio, es necesario que este pueda estar encendido por más tiempo.

En dicho punto es donde entra el contrato con la NASA; el cual tiene un valor de US$9 millones, y cuyo objetivo es realizar los cambios necesarios al prototipo más reciente, que le permita realizar pruebas por hasta 100 horas continuas.

El éxito de estas pruebas pondrá al motor en un nivel más avanzado que el actual; de hecho, según un comunicado oficial de Ad Astra, el motor alcanzaría un nivel 5, de un máximo de 9, en la escala utilizada por la NASA para medir la madurez de una tecnología.