El Ministerio de Hacienda anunció a inicios de este año su intención de captar durante el primer semestre ₡1,1 billones (colones costarricenses); una cifra no vista desde el 2012, cuando no tenían la autorización de captar recursos en los mercados internacionales. Según un análisis realizado por Aldesa, la entidad estaría cerca de lograr esa meta, algo que no sucedía desde la primera parte del 2012, cuando el gobierno captó el 96% de lo proyectado en ese momento.

Los datos muestran que en lo que llevamos del 2015 la entidad logró captar, mediante subastas y ventanillas electrónicas, unos ₡794.875 millones y US$322 millones; lo que representaría unos ₡965.700 millones, es decir, aproximadamente un 88% de lo esperado, cifra muy cercana al promedio que se ha logrado en los últimos 4 semestres.

Sin embargo, si incorporamos los canjes de deuda que se han realizado, donde los inversionistas cambian bonos prontos a vencer por otros a más largo plazo, el monto de colocación superaría los ₡1,1 billones proyectados.

Como hemos comentado en este blog, la coyuntura económica y la lectura del mercado por parte del Ministerio de Hacienda han sido claves para esta colocación, la cual puede considerarse muy exitosa. Dada la coyuntura de baja inflación, bajas tasas y estabilidad en el tipo de cambio, los inversionistas se han visto atraídos por inversiones en colones y a tasa fija.

De esta forma, del total colocado, un 77% es en títulos con esas características, mucho más del 55% que estimaban en febrero, cuando se presentó el programa de captación. Consecuentemente, los bonos con tasa variable han tenido poca participación en las subastas, de un 8% del total captado que esperaban solo colocaron el 2%. Esto último, desde el punto de vista de riesgo de tasa de interés, es positivo.

Tal captación se ha dado a medida que la entidad logra reducir las tasas de interés. Por ejemplo, en abril un bono en colones con vencimiento al 2025 se subastó con un rendimiento del 10,4%, mientras que actualmente ese mismo bono tiene una tasa de 9,65%.

Dicha situación es bastante positiva; no obstante, algunos riesgos se han comenzado a vislumbrar. La subasta más reciente fue de poco demanda y en el mercado secundario se aprecia cierta tendencia de venta en algunos bonos.

La entidad podría mermar ese riesgo reduciendo su participación y dejar que el mercado secundario valide la disminución en las tasas de interés; de otra forma, el éxito de este semestre podría no repetirse.