Este miércoles el Banco Central de Costa Rica (BCCR) decidió, por cuarta ocasión durante este año, reducir la Tasa de Política Monetaria (TPM). La rebaja acumulada en 2015 es de 150 puntos base, lo que la lleva al 3,75%. De la misma forma, la entidad disminuyó, en varias ocasiones, las tasas de las facilidades de captación de su plataforma Central Directo, siempre con la idea de que esas influencien otras tasas de la economía.

La idea central de este tipo de medidas es reactivar una economía que mantiene una clara tendencia a la desaceleración. Cifras a marzo del Índice Mensual de Actividad Económica muestran que el indicador creció apenas un 1,68%, mientras que datos anualizados de todo el trimestre señalan una contracción del 0,2%. Como hemos comentado, existen además algunos riesgos en el horizonte que podrían hacer que la economía local siga el camino mostrado hasta el momento.

Dada tal desaceleración económica, la entidad monetaria decidió aprovechar los espacios dados por la baja inflación para reducir su TPM. De esta forma, uno de los objetivos es incentivar el crédito, pero el denominado en colones, ya que el que se realiza en dólares lo sigue considerando riesgoso, sobre todo para no generadores de esa divisa.

Muestra de ello son las medidas de corte macro prudencial, que se han implementado para incorporar al costo del crédito en dólares los riesgos que conllevan. Los bancos deben de hacer un trato diferenciado a los créditos otorgados a no generadores, además de la decisión de establecer un encaje sobre las colocaciones internacionales.

Por el momento esperamos que la entidad realice una pausa, con el fin de determinar los efectos de esta reducción en las tasas. Sin embargo, de mantenerse la desaceleración y siempre y cuando la inflación lo permita, podría darse una nueva reducción en la tasa.