En los últimos años ha quedado bastante claro que a los mercados financieros no les gusta la incertidumbre. Las elecciones de este jueves en Gran Bretaña prometen, de acuerdo a las encuestas, ser una fuente de volatilidad, principalmente en mercados europeos.

La importancia de estas elecciones va más allá de la posibilidad de que la libra esterlina, la moneda de ese país, se debilite o que los precios de los bonos ingleses bajen. Dicha nación es una de las mayores economías del mundo y su influencia en el panorama económico y político global es indiscutible, de ahí la importancia de seguir su comportamiento.

Las elecciones en Gran Bretaña son diferentes a las costarricenses; en el proceso iniciado este jueves hasta la reina tiene un papel, aunque más ceremonial. Sin embargo, lo más importante de esta elección es que las encuestas señalan que ningún partido tendrá una mayoría en la llamada Cámara de los Comunes.

Según tales estudios, los que recibirían mayores votos serían los Conservadores y los Laboristas, aunque no los suficientes. De esta forma, deberán buscar una coalición para poder gobernar, quizás con partidos más pequeños y con ideas un poco radicales.

¿Qué está en juego?

Muchas veces se ha hablado de la posibilidad de que Grecia deje la Eurozona; no obstante, poco se habla de que Inglaterra deje la Unión Europea, algo que podría comenzar a gestarse después de estas elecciones.

Uno de los partidos con mayores votos, los Conservadores, así como otros más pequeños, son escépticos sobre los beneficios de que el país esté en esa unión. Lo anterior, podría afectar el poder político y económico de Europa, impactando así las perceptivas de crecimiento futuro.

Por otro lado, varios de los partidos que buscan el poder quieren reducir el déficit fiscal, aunque a magnitudes y con caminos distintos. Una contracción significativa del gasto, como quieren los conservadores, podría desacelerar uno de los dos principales motores de crecimiento durante este año.

Mayor regulación financiera y reformas a la formación de precios de la electricidad pueden ser otros de los factores que seguirán de cerca los mercados, según las coaliciones que se formen.

Finalmente, y si el resultado genera mayor volatilidad de la prevista sobre los empresarios ingleses, la esperada subida de tasas de interés del Banco Central de Inglaterra podría postergarse.