El Ministerio de Hacienda evidencia, durante este año, una seguidilla de subastas bastante exitosas, las cuales le están permitiendo a la entidad fondear el déficit fiscal, al mismo tiempo en que reduce las tasas de interés de largo plazo. ¿Por qué?

La coyuntura actual de baja inflación y estabilidad en el tipo de cambio aumentaron el atractivo por las inversiones en colones; el premio por invertir en esta moneda y la tasa real (una vez descontada la inflación) son altas, lo que implica que los bonos en colones le dan mayor rendimiento a los inversionistas. Esta situación fue aprovechada por Hacienda, quien hasta el momento logró una lectura correcta del mercado.

En las últimas dos subastas la entidad esperaba captar unos ₡70 mil millones, sin embargo la fuerte demanda le permitió captar ₡177 mil millones, es decir, más del doble de lo planeado. Ello lo consiguió, al mismo tiempo en que reduce las tasas de interés. Por ejemplo, dos de los bonos más apetecidos con vencimientos al 2023 y al 2025 presentaron un aumento en su precio y, por lo tanto, una reducción en la tasa.

El respaldo del mercado es clave para lograr un financiamiento del déficit sin presionar las tasas de interés. Dicho comportamiento le permitió al gobierno mantener sin utilizar la captación más reciente en los mercados internacionales.

Este dinero (US$1.000 millones), favorece mantener el mercado sin presiones, debido a que funciona de dos formas: por un lado envía la señal a los inversionistas de que no se está en la necesidad de captar a cualquier costo y; adicionalmente, le permite a la entidad utilizarlos cuando se den vencimientos de deuda importantes.

Seguimos viendo que este apetito por colones puede mantenerse un periodo más, gracias a las condiciones actuales y a la posibilidad de mayores reducciones en la Tasa de Política Monetaria; sin embargo, mucho dependerá de que Hacienda no se exceda en su captación y más bien termine reduciendo el apetito por la deuda en esa moneda.