Como ya es costumbre en los diferentes episodios de la crisis de la Eurozona, se logró un acuerdo que pospone la toma decisiones importantes. Según comunicados, Grecia acordó con sus homólogos de la zona extender el plan de rescate actual por unos cuatro meses.

Bajo un nuevo gobierno, Grecia pretendía negociar otro plan donde se relajaran un poco las condiciones de los préstamos otorgados, algo que no fue bien recibido por Alemania.

El acuerdo demuestra que, a pesar de los discursos políticos, sigue existiendo un interés de todos por mantener la unión monetaria tal y como está. Los mercados en Estados Unidos celebraron esta noticia, lo que se aprecia en el movimiento al alza en los principales índices.

El euro, que ésta semana estuvo afectado por noticias relacionadas con este tema, se recuperó y se mantiene cerca de los 1,13 euros por US$.

Este no es el fin de dicho episodio y es muy probable que una decisión definitiva se posponga quizá hasta el límite de este nuevo acuerdo, cuando el país tiene dos vencimientos de bonos importantes.