En 2013 Ben Bernanke, el anterior presidente de la Reserva Federal (FED), tomó a los mercados por sorpresa al tocar el tema de una potencial reducción en el programa de compra de bonos. Ello generó volatilidad en los mercados y enfrió la recuperación del sector inmobiliario estadounidense, al subir las tasas de interés para compra de casas. Sin embargo, la actual presidenta, Janet Yellen, parece haber aprendido de esto y su comunicación ha sido recibida sin mayor problema por los mercados.

En diciembre de 2014, la entidad incluyó en su comunicado oficial la palabra “paciencia”. Esta palabra, según Yellen, implicaba que las tasas no subirían por al menos dos reuniones; por lo que el mercado comenzó a centrarse en esa palabra y a esperar el momento en que los miembros del comité decidan quitarla.

Esta semana la presidenta de la FED se presentó ante representantes del gobierno estadounidense, donde les hizo saber a los senadores, y principalmente al mercado, que la palabra paciencia desaparecerá de su comunicado en la reunión de marzo, dejando la posibilidad abierta para una primera subida en junio.

En Aldesa mantenemos una expectativa de un alza más cercana al último trimestre del año, porque hay sectores de la economía, como el inmobiliario, que sigue sorpresivamente débil si tomamos en cuenta las mejoras en el empleo. Otro de los factores que reducen la posibilidad de esta subida en junio, es el hecho de que la entidad lo haría en un momento donde la inflación en términos interanuales es negativa, lo que no es ideal.

Independientemente del momento en que comenzará la normalización, consideramos que al desechar la palabra, la entidad podrá moverse hacia un espacio más libre, donde sea el comportamiento de la economía el que dicte hacia donde irán las tasas de interés de corto plazo.