De acuerdo con el Banco Central de Costa Rica (BCCR), y en línea con nuestra expectativa, la economía costarricense creció un 3,5% el año pasado. Esto a pesar de una marcada desaceleración, principalmente durante el segundo semestre del año. Sin embargo, datos actualizados del Índice Mensual de Actividad Económica (IMAE), muestran que la tendencia de la desaceleración fue menos agresiva que lo que mostraba el índice meses atrás.

Por ejemplo, hace unas semanas vimos que en noviembre del 2014 el indicador tuvo una variación año a año cercana al 2,6%, mientras que con los datos actualizados el crecimiento fue del 3,6%.

Este ajuste en el IMAE obedece a tres factores: a medida en que transcurre el tiempo datos preliminares ofrecidos por las empresas se van ajustando a niveles más exactos; en segundo lugar, la entidad revisó al alza los niveles de ejecución en proyectos de infraestructura del sector público y; en menor medida, a factores estadísticos del cálculo.

Los datos muestran que la construcción pública dejó de decrecer en el mes de octubre y cerró el 2014 con un crecimiento interanual del 4,92%. Ello es positivo y congruente con la fuerte recuperación que el Programa Macroeconómico, presentado hace unas semanas, estima para este sector en 2015.

Según el BCCR, la inversión pública crecerá un 6,8%, debido a “la construcción de la terminal de contenedores en el Puerto Atlántico, obras de mejoramiento vial y hospitalarias”.

La manufactura fue otro de los rubros revisados al alza, conforme con la entidad monetaria, este sector explicó un 20% del crecimiento del año pasado, y los nuevos datos muestran un crecimiento interanual promedio del 3,7%, debido, principalmente, a las empresas del área de dispositivos médicos.