El 2014 fue testigo de conflictos geopolíticos, una caída precipitosa en el precio del petróleo y muestras de que Estados Unidos está, finalmente, logrando salir del crecimiento anímico en que se encuentra desde la crisis de 2008. Sin embargo, algunos eventos al cierre del año, fueron de gran importancia y, sin duda, serán el foco de atención de los mercados internacionales en 2015.

En primero lugar, dos días antes de Navidad, el crecimiento del PIB de EE.UU. para el tercer trimestre fue revisado a un 5%; dato que confirma la fortaleza de la recuperación. Adicionalmente, las encuestas que miden el sentimiento del consumidor muestran a estadounidenses cada vez más optimistas, gracias a los menores costos de la gasolina y a la caída del desempleo. De esta forma, el índice Dow Jones alcanzó la barrera de los 18.000 puntos al cierre de año.

Otro factor positivo fue la decisión de Barack Obama, presidente de Estados Unidos, de restaurar relaciones diplomáticas con Cuba. La decisión abre las puertas para una mejora en la calidad de vida de los cubanos y, en el largo plazo, creará interesantes oportunidades de inversión.

Asimismo, esta disposición proyecta el comportamiento que tendrá el presidente estadounidense en lo que resta de su periodo, y es que, debido a que ya no existe una elección, podrá actuar de forma unilateral en algunos frentes que serán noticia este 2015. Algunos analistas hablan de la posibilidad de una mejora en las relaciones con Irán, decisiones sobre los inmigrantes en EE.UU., entre otras.

Finalmente, Grecia volvió a convertirse en el talón de Aquiles de la Eurozona. En diciembre, el gobierno actual no logró los votos necesarios para elegir a un presidente, por lo que se llamó a elecciones generales el 25 de enero. Esto provocó una fuerte caída en el precio de las acciones de ese país, debido a que el favorito es Alexis Tsipras, quien, aunque ha señalado su intención de mantener el país en la Eurozona, está en contra de los cortes al presupuesto que se han requerido por las ayudas monetarias que el resto de países le han dado.

Dicha situación volvió a poner sobre la mesa la posibilidad de que Grecia salga del grupo monetario, por lo que será una fuente de incertidumbre para los mercados este primer trimestre.