“La caída de los precios del petróleo —producida en gran medida por el aumento de la oferta— estimulará el crecimiento mundial”, señala el más reciente informe del Fondo Monetario Internacional (FMI). La mala noticia es que no ve el impacto lo suficientemente grande como para contrarrestar debilidades en economías de la Eurozona y Japón.

De esta forma, la entidad redujo de 3,8% a 3,5% su proyección de crecimiento global, lo que aún representa una mejora si se compara con el crecimiento de 2014.

Al analizar por país, la entidad muestra una mejor perspectiva para Estados Unidos, al incrementar su pronóstico de crecimiento del 3,1% al 3,6%; uno de los mejores datos de los últimos años, gracias a menores costos en energía, señala el FMI.

Por otro lado, el ente rebajó la expectativa de crecimiento de China. En 2015 la economía crecería un 6,8%, una de las tasas más bajas desde 1990, a medida en que las autoridades continúan trabajando en reducir los riesgos de su mercado inmobiliario. Este menor crecimiento es consistente con el cambio de economía exportadora a una más basada en el consumo interno, que es una de las metas del país asiático.

En cuanto a América Latina y el Caribe, el Fondo disminuyó su expectativa (en 0,9%) a 1,3%; debido al impacto en países que son exportadores de materias primas. Costa Rica entra en el grupo que el informe señala como beneficiarios de la coyuntura que afecta el precio del petróleo. En nuestra área resalta el dato de Brasil, que crecería apenas un 0,3%.

En cuanto a los riesgos, el FMI ve tres focos, principalmente el camino que siga el precio del petróleo, ya sea que caiga más o que repunte aceleradamente; pero también señala la desaceleración de los precios en la Eurozona y los conflictos geopolíticos como posibles disparadores de volatilidad durante este 2015.