El precio del petróleo se ha mantenido en caída libre desde mediados del mes de junio. En total, el precio del barril de referencia de Estados Unidos descendió un 30%, como también lo ha hecho el Brent (considerada la mejor referencia para Costa Rica), que actualmente se negocia cerca de los US$80 por barril.

Aunque no se puede descartar la debilidad económica en áreas como Europa o Japón, como hemos comentado en este blog, el principal detonante de la baja de precio es un aumento en la producción mundial, debido a la consolidación de Estados Unidos como productor de petróleo, gracias a nuevas técnicas de abstracción.

De esta forma, ese país produjo 9,1 millones de barriles diarios la semana pasada, cifra no vista desde los años 80s; para poner este número en contexto, Arabia Saudita tiene una producción diaria de 9,7 millones.

Las naciones de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) suelen cortar su producción cuando se dan caídas en los precios de este tipo, algo que no han hecho en esta ocasión.

Lo anterior genera especulaciones entre algunos analistas, quienes señalan la posibilidad de que Arabia Saudita deliberadamente este promoviendo un precio más bajo, con el fin de hacer menos rentable el mercado para las empresas estadounidenses y así sacarlas del mercado.

Otras especulaciones señalan la posibilidad de que sea una forma de presionar a la economía Rusa y persuadir a su mandatario, Vladimir Putin, para que deje de desestabilizar a Ucrania.

Lo cierto es que esta caída está generando ganadores y perdedores al trasladar “riqueza” de países productores a otros demandantes de la materia prima. En nuestro país, por factores relacionados con la forma en que se determina el precio de los combustibles, aún no se han visto los efectos, sin embargo, el hecho de que no exista esa presión externa, al menos evita que se den episodios de aumentos en los precios de bienes transables en los próximos meses.

Pero, ¿seguirá bajando el precio del petróleo? Mucho dependerá de factores meteorológicos (qué tan frio será el invierno en los países desarrollados) y principalmente lo que se decida en la reunión de la OPEP este jueves. Los analistas que siguen el comportamiento de este sector ven la reunión como una de las más importantes del cartel, pero también como la más difícil de predecir. De no realizarse ningún cambio en la producción, el precio puede ajustarse aún más a la baja.