Este jueves se reunieron en Austria los miembros de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) y decidieron mantener sin cambios su producción para los próximos 6 meses. Como les comentamos esta semana, dicha reunión era clave para detener la caída que presenta el precio del crudo, por lo que la decisión ha llevado el precio de barril de petróleo a mínimos no vistos en los últimos 4 años.

Después de la noticia el precio del barril de referencia en Estados Unidos cayó unos US$3,3 para estabilizarse en un nivel cercano a los US$70 por barril, mientras que el Brent bajó un monto similar y se negocia en los US$74.

Como hemos señalado anteriormente, tal comportamiento presenta ganadores y perdedores. En el encuentro de este jueves se mostraron preocupados los representantes de Venezuela y Argelia, países que necesitan precios por encima de los US$100 para balancear sus finanzas. Por otro lado, los ganadores son los consumidores de países que no son productores de la materia prima, donde veremos reducciones en los costos de los combustibles.

Costa Rica será uno de los beneficiados, donde la estabilidad del tipo de cambio y esta coyuntura internacional hará que la inflación se desacelere en los próximos meses y esta pueda, de nuevo, entrar al rango meta del Banco Central.