A partir del 26 de junio de este año el Banco Central de Costa Rica (BCCR) decidió sacar del mercado mayorista (Monex) las operaciones del Sector Público No Bancario (principalmente Ministerio de Hacienda, ICE y Recope). La entidad decidió atender estas operaciones mediante Reservas Internacionales, con el fin de eliminar la distorsión que estas generaban en el mercado.

Desde que se tomó esta decisión, quedaron atrás las presiones a la depreciación experimentadas en el primer trimestre del año. De esta forma, el tipo de cambio se mantuvo, desde la fecha del anuncio, en un rango de los 540 a 542 colones por dólar estadounidense.

Sin embargo, en las últimas semanas el tipo de cambio ha bajado de ese rango y se ha posicionado, en promedio, en los 538 colones; situación normal en esta época del año, donde suele presentarse un aumento en la oferta de dólares. Es por esto que el BCCR decidió iniciar su programa de acumulación de reservas, anunciado en la revisión del programa macroeconómico en julio.

En total desde el 21 de octubre se han adquirido US$120 millones, 28 de ellos este jueves. Estas compras representan un 48% del tamaño total del programa, lo que evidencia un aumento en la oferta de dólares, la cual está siendo aprovechada por la entidad para recuperar la reducción que han presentado las reservas.

Según el comunicado inicial del BCCR, la acumulación o reducción de reservas generadas por satisfacer los requerimientos de las empresas del sector público no deben de superar el 3% del saldo considerado como adecuado. Desde junio, cuando salieron de Monex las operaciones mencionadas, las reservas han pasado de los US$7.494 millones a los US$7.000 millones; aunque una parte importante ha sido por el uso del dinero producto de los eurobonos.

Estas compras están teniendo un efecto en el tipo de cambio, ya que si no existiera este comprador la reducción sería mayor. Por el momento, se espera que la entidad continúe comprando dólares y, por lo tanto, el tipo de cambio se mantenga relativamente estable.