Como siempre, los comunicados de las reuniones de la Reserva Federal (FED) son ampliamente esperados por el mercado, que había generado expectativas interesantes sobre si habría un cambio de lenguaje en el comunicado oficial, o en las proyecciones de tasas de interés para los próximos 3 años, por parte de los mismos miembros del Comité de Mercados Abiertos de la FED.

El ente mantuvo su visión de que existe subutilización de recursos en el mercado laboral y aunque este ha mejorado, el nivel de desempleo es alto.

El Banco Central estadounidense considera que existe suficiente fortaleza en la economía para continuar observando una mejora en el mercado laboral, así mismo, ve cada vez menores las probabilidades de que la inflación continúe deprimida y por debajo de 2% de forma persistente.

El monto de ayuda monetaria mensual se disminuyó desde $25 billones (miles de millones) a $15 billones, quedando muy probablemente para la reunión de finales de octubre el último recorte que extinguiría este estímulo monetario.

Es por ello que el mercado estaba ansioso sobre la permanencia de la oración: “(…) es apropiado mantener la tasa de fondos federales en su rango actual (0% – 0.25%) por un tiempo considerable después de que termine el programa de compra de activos”. Esto porque así se asegura indirectamente al mercado que las tasas no subirán una vez extinto el programa de compra de activos.

Según la Reserva Federal, incluso aunque el desempleo y la inflación se acerquen a niveles confortables, las condiciones de la economía garantizarán que las tasas se mantengan por debajo de lo “normal” por algún tiempo.

Sin embargo, a pesar de la permanencia de las palabras “tiempo considerable”, el mercado reaccionó con una fuerte venta de bonos del Tesoro de Estados Unidos que llevó a los rendimientos desde 2.54% a 2.62%, debido a que la tasa promedio proyectada por los miembros del Comité de la FED para el próximo año subió desde 1.125% en junio a 1.375% para esta actualización.

Tambien el mercado dedujo que para el año 2017 las tasas estarían en niveles “normales”, pues la FED entregó este miércoles por primera vez sus estimaciones para ese año, las cuales coinciden con lo que se consideran niveles “normales” con una tasa de fondos en 3.75% (desde el actual nivel de 0%).

La FED también estimó el crecimiento del PIB para el próximo año entre 2.6% y 3.0%.