La economía de Brasil reportó este viernes su segundo trimestre de contracción, con lo que técnicamente entra en recesión. El crecimiento económico de dicho país se había contraído un 0,2% de enero a marzo, respecto a los últimos tres meses del 2013. Por su parte, el retroceso para el segundo trimestre del año en curso es de 0,6%.

De acuerdo con el Instituto Brasileño de Geografía y Estadísticas (IBGE), la contracción de la mayor economía latinoamericana en el segundo trimestre fue aún mayor en comparación con el mismo período del año pasado, al llegar al 0,9%.

El crecimiento acumulado del Producto Interior Bruto (PIB) en el primer semestre del 2014 en comparación con el mismo período de 2013 se redujo al 0,5%, luego del 2,7% a junio del año pasado. Asimismo, el avance acumulado en los últimos doce meses, hasta junio, bajó al 1,4%, tras haber sido del 2,5% hasta marzo.

Según el IBGE, la contracción económica en el segundo trimestre fue causada, principalmente, por el desempeño de la industria (-1,5%), el sector servicios (-0,5%) y la actividad agropecuaria (0,2%). Se suma a lo anterior, la caída del 5,3% en las inversiones durante el segundo trimestre frente al primero y del 11,2% en relación con el mismo período de 2013.

Antes del Mundial, la economía sudamericana ya tenía dificultades por el aumento de la inflación, que redujo el poder adquisitivo de las familias y obligó al organismo emisor a elevar la tasa básica de interés hasta el 11% anual, su mayor nivel en tres años y medio.

El aumento del costo del dinero, por su parte, disminuyó las inversiones e hizo caer la confianza de los empresarios a sus niveles más bajos en varios años.

Los números divulgados este viernes refuerzan el pesimismo de los economistas de los bancos privados, quienes desde hace trece semanas vienen reduciendo su previsión para el crecimiento de la economía brasileña este año y la ubicaron ahora en el 0,70%.

Por su parte, el Gobierno prevé un crecimiento de cerca del 2,0%, en tanto que el Banco Central rebajó recientemente su previsión al 1,60%.

Conforme con la agencia Efe, todas las proyecciones, independiente de la recesión técnica registrada en el segundo trimestre, permiten prever para este año una fuerte desaceleración pese a la ligera recuperación de 2013. Tras haber crecido un 7,5% en 2010, el avance de la economía brasileña fue del 2,7% en 2011, de sólo el 1,0% en 2012 y del 2,5% en 2013.