Tras la drástica crisis del 2008, el mundo entró en un proceso de recuperación económica que este lunes el vicepresidente de la Reserva Federal (Fed), Stanley Fischer, catalogó como decepcionante.

En su intervención durante un foro económico en Suecia, el “número dos” del banco central de Estados Unidos (EE.UU.) subrayó que los “decepcionantes indicadores no solo han llevado a una revisión a la baja de las previsiones de crecimiento a corto plazo, sino también a una revaluación general del crecimiento a largo plazo”.

El también ex-gobernador del Banco Central de Israel, reconoció que el crecimiento potencial de EE.UU. a largo plazo es ahora del 2%, casi un punto por debajo de lo previsto en 2009 por la Fed. Fischer adujo que el menor desempeño del esperado se debe al mercado inmobiliario, la consolidación fiscal y una demanda externa anémica.

De acuerdo con la agencia EFE, las previsiones de crecimiento en EE.UU. se han rebajado notablemente para 2014, tras un invierno inusualmente duro que provocó que la economía registrara una contracción de 2.1% en el primer trimestre del año. Asimismo, los pronósticos para el cierre del 2014 se ubican entre el 2.1% y el 2.3%.

Sumado a lo anterior, las economías emergentes, que habían sido los motores de la recuperación global en los últimos años, también se han visto ralentizadas. “Su recuperación inicial estaba más en línea con la experiencia histórica, pero recientemente el ritmo de su crecimiento ha sido también decepcionante”, dijo el representante de la Fed.

Pese a que la Reserva Federal inició la retirada progresiva de su multimillonario programa de compra de bonos de estímulo, la presidente de ese ente, Janet Yellen, ha dicho que la economía aún necesita el apoyo por parte de la política monetaria. Así las cosas, los tipos de interés de referencia, actualmente entre el 0% y el 0.25% desde 2008, se mantendrán en ese nivel durante algún tiempo.

“Cada año hemos tenido que explicar a mitad de periodo cómo el crecimiento global ha sido menor del previsto solo seis meses atrás”, enfatizó Stanley Fischer.