Menos crecimiento económico, más inflación, menor Inversión Extranjera Directa (IED) y un mayor déficit para el Gobierno son las proyecciones que trae la revisión de medio año del Programa Macroeconómico por parte del Banco Central de Costa Rica (BCCR).

En contra de lo observado hasta el momento en el Índice Mensual de Actividad Económica (IMAE), que durante el primer cuatrimestre del año ha ganado fuerza y marca crecimientos mensuales anualizados superiores al 6%, el Banco Central ha revisado a la baja la proyección de crecimiento económico, la cual pasa de 3.8% a 3.6%, y corrige las proyecciones para el próximo año, de 4.1% a 3.4%.

Tal revisión a la baja es justificada por la decisión de Intel de llevar parte de su producción manufacturera a otras latitudes.

En cuanto a la inflación, el BCCR decide no modificar la inflación meta, que actualmente es de 4% +/- 1%, y justifica tal medida al explicar que la inflación observada hasta el momento es “transitoria” y de origen “no monetario” y es, por tanto, una consecuencia del movimiento al alza del tipo de cambio en los primeros meses del año.

Efectivamente, tal afirmación coincide con el criterio de muchos analistas, pero no es consecuente con el incremento en la Tasa de Política Monetaria realizada por el Central en dos ocasiones durante este año, en marzo y mayo, cuando justificó tal movimiento por la necesidad de controlar, precisamente, la inflación.

Dicho ajuste al alza encareció la liquidez y está detrás del aumento observado en la Tasa Básica Pasiva, pues el ente bancario también aumentó las tasas de interés que paga por las captaciones en Central Directo. Todo ello en el contexto de una economía que crece menos y que no “tiene presiones por la vía de demanda agregada”.

Asimismo, las estimaciones del PIB Real y PIB Nominal implican inflaciones de 6.3% para este año y de 5.8% para el 2015, lo que no coincide con el carácter “transitorio” que se le quiere otorgar a la inflación.

El déficit esperado para el Gobierno se mantiene en 6.0% para este periodo; sin embargo, la proyección para el próximo año pasa de 6.4% a 6.6%, un dato sumamente elevado para una economía de nuestro tamaño. Estas proyecciones se dan de forma paralela a un ajuste al alza en el superávit de las instituciones del Sector Público, del 0.4% al 1% del PIB para este 2014.

En cuanto a los agregados monetarios, se observa una recomposición en la actividad crediticia hacia un mayor crecimiento del crédito en colones durante este año, que pasa de un 11.2% a un 17.9%, mientras que en dólares cae del 11% al 3%.

Por último, los montos de Inversión Extranjera Directa esperados son corregidos a la baja desde $2,360 millones a $2,200 millones en 2014 y desde $ 2,565 millones a $2,275 millones para 2015.