Las esperadas minutas de la última reunión de mercados de la Reserva Federal revelan que el sentir del ente es que los estímulos monetarios necesarios para continuar bajando el desempleo no corren el riesgo de causar presiones inflacionarias indeseadas.

La inflación objetivo de la Reserva es de 2%, y por ahora los esfuerzos para impulsar la demanda agregada también cumplen con el doble objetivo de acercar a la economía al pleno empleo y de mantener la estabilidad de precios.

Las minutas corresponden a la reunión terminada el 30 de abril y también revelan que la FED está trabajando en alternativas para controlar la trayectoria de las tasas de interés de corto plazo una vez que termine el último programa de estímulo monetario y se “asome” en el horizonte la primera subida de tasas de interés.

La Reserva Federal empezó a bajar su tasa de Política Monetaria en setiembre del año 2007, cuando la redujo de 5.25% a 4.75%. En enero de 2009 la ubicó entre 0% y 0.25% y desde entonces ese ha sido el nivel.

Se estima que la primera subida sea a mediados del año 2015, sin embargo, ante la persistente falta de inflación y la gran masa de desempleo, el alza de tasas podría materializarse hasta el 2016.

De acuerdo con la encuesta de expectativas de Bloomberg, el consenso del mercado apunta a que la tasa subirá a 0.50% en el tercer trimestre del 2015 y terminará ese año en 0.75%.